11 jul. 2014

Go on an Adventure

Estoy cansada de vivir como vivo, y no me quejo por mi vida y lo que tengo, sino por la forma en que hago las cosas, o mejor dicho no las hago.

Tengo esa necesidad constante de salir de mi monotonía exigida, de ir a un bosque cercano que no tengo, de reírme con amigas a carcajadas de cosas tontas, de no depender de un aparato electrónico para poder comunicarme, de tener horarios y obligaciones a cumplir.

Necesito despejar mi mente, viviendo una vida como muestran las series, películas y libros. Y en ese momento digo "No Rocío, esas cosas son ficticias, inventadas por un escritor", entonces quiero ser ese personaje que un escritor creó y pensó en un lugar, un tiempo, una edad, y con relaciones determinadas. Yo misma quiero ser la escritora de mi propia vida. Pero no puedo, por que las condiciones en las que me encuentro no permiten que mi imaginación atraviese sus propios limites y me deje crear a este personaje como yo quiero.

Y este impedimento se debe a los Demás, aquellos que forman parte de mi vida y mi entorno. Pero ellos son autores de su propia vida, muy diferente a la mía, aunque ambos aparezcamos en esa historia. Y ahí está el problema, la diferencia. Todavía no pude encontrar personas con las cuales me sienta completamente yo, llena de vida haciendo mis locuras y que todavía sigan estando como siempre.

No digo esto desde un punto egocéntrico, sino desde un punto de soledad. Una soledad abstracta, por que en sí, sola, no estoy. Pero los que están no me completan, son complicados, enredados, opuestos.

Quizás debería aterrizar y dejar atrás los días en las nubes. O quizás debería volver a volar buscando nuevos horizontes.
Descubrir

No hay comentarios:

Publicar un comentario