7 may. 2011

Recuerdos que siguen en mi mente

Cuando ella era tan solo una niña de 7 u 8 años iba a Saavedra con su Padre para astar al aire libre y poder patinar libremente.
Hoy ella ha vuelto, esta vez en bicicleta. Desde Villa Urquiza hasta Saavedra acompañada por su padre.
El padre, con ganas de que recuerde esos viejos tiempos en que solían estar más unidos le dice:
 - ¿Te acordás de estas hamacas? Aca pasabas horas y horas.
Ella con una sonrisa en la cara le contesta:
 - Sí sí, mi acuerdo. Y que tambien habíamos comprado un barrilete, uno con un gatito llamado Garfield, pero se enredó esa misma tarde en un arbol.¿Como olvidarme de todos esos momentos?
Ella siguio pensando en esas tardes que pasaban juntos y aunque los recordaba como unos cortos videos, sabía que jamás se borrarían de su memoria.
Por eso esa chica que no habia vuelto a pisar Saavedra desde los 7 u 8 años hoy puede decir que está muy orgullosa de poder volver a vivir esos momentos que recordaba tan claramente y porder revivirlos con una de las personas que más ama, su Padre.

La moraleja que he aprendido hoy es que realmente cuando alguien dice que quiere olvidar algo o a alguien, realmente se equivoca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario